.




lunes, 16 de enero de 2017

El cascabel del gato



Había una vez un gato que vivía a toda leche en una céntrica casa de una gran urbe.

A toda leche porque sus dueños se esforzaban por darle todo lo que el gato requería para sentirse como un gran animal doméstico, querido y consentido por los humanos.

Así, el minino de nuestra historia tenía un confortable cojín en el que echarse a disfrutar sus siestas, ovillos para jugar cada vez que le apeteciera, comida en abundancia y todo cuanto podamos imaginar para el deleite de un gato.

Por tener, el felino tenía hasta una panda de ratones en casa, a los que perseguía y atosigaba cada vez que tenía la oportunidad.

Era ver un ratón y haya iba el gato a perturbarlos e impedirles tomar cualquier cosa de su cocina. Los perseguía y arrinconaba hasta que los obligaba a volver a su madriguera.

Tan bueno se había hecho el gato de nuestra historia en la persecución, que los ratones optaron de pronto por no salir más, pues realmente le temían.

Sin embargo, las escasas provisiones que habían logrado almacenar en su ratonera se agotaron un día, por lo que tuvieron que analizar cómo poder obtener alimentos para no morir de inanición.

Sabían que si salían de su escondite el gato no tardaría en descubrirlos y los haría correr hasta el cansancio, sin permitirles obtener alimento alguno. No obstante, la situación era tan dramática, que requerían medidas urgentes para tratar de aliviarla.

Por ello convocaron a una asamblea en la que debían estar presentes todos los ratones de la casa; niños y adultos, machos y hembras.

Así, comenzaron a debatir para tomar la mejor decisión e idear un plan que les permitiese obtener los necesarios suministros.

Todos opinaron, pero ningún criterio era factible. Siempre había un gran obstáculo que ningún plan parecía vencer: el gato.

De pronto, un ratón joven tuvo una idea que agradó a todos.

Si ponían un cascabel al gato, por el sonido podrían saber siempre por dónde andaba y la salida de la ratonera y la búsqueda de alimentos sería más segura y tranquila.

Todos aplaudieron y vitorearon al joven, pues la idea lucía perfecta. De materializarse, atrás quedarían los días en que el gato los asediaba y les impedía alimentarse como Dios manda.

Sin embargo, un nuevo problema surgió. ¿Quién le pondría el cascabel al gato?

Ante la falta de voluntarios, pues todos alegaban problemas que les impedían ser ellos los que pusieran el accesorio al felino, el plan se descabezó.

Era la mejor estrategia, surgida de la mejor de las opiniones, pero los roedores descubrieron ese día cuán fácil era opinar y qué difícil es actuar.

Dicen que aún debaten cada día para ver quién es el héroe que se atreve a colocar el cascabel al gato, antes que el hambre termine por acabar con sus vidas.



sábado, 14 de enero de 2017

Los sueños de una lechera



Había una vez una joven, hija de un granjero que iba al pueblo a vender leche, y mientras trasladaba la vasija llena de leche, planificaba su futuro.

– Cuando termine de vender toda la leche, invertiré el dinero en trescientos huevos. De estos una parte no va a nacer, pero de seguro que al menos 200 pollo tendré. Cada pollo podrá ser vendido a precios altos ya que para la época para la que estén listos los precios en el mercado habrán subido. Si logro esto tendré el dinero necesario para comprarme un vestido de fiesta muy bello con el que podré asistir causando sensación. Al asistir a los bailes tan hermosa lograré que todos los jóvenes me pretendan, pudiendo yo valorar a cada uno de los presentes.

De repente tropezó con una piedra y cayó al suelo junto con el recipiente de leche el cual se derramó completamente, destruyéndose también cada uno de los planes que había hecho.

No debes desear tener una fortuna mayor pues nada de lo que tengas te parecerá suficiente. No pienses en el futuro sin antes haber asegurado tu presente pues solo así tu futuro tendrá resultados.



domingo, 8 de enero de 2017

La gran idea del pescador egoísta



Este era un hombre que ya estaba harto de no poder conseguir pescado para poder vivir un poco más cómodo que antes, y es por esto que decidió poner en práctica un nuevo sistema que hace solo algunos días había inventado.

Lo que pretendía era emplear redes que al ubicarlas en el rio se impidiera que el agua las atravesara y de este modo el rio se quedaría sin corriente que les facilitaba el escape a los peces. Además el toque final del invento consistía en una cuerda de cáñamo que estaba sujeta a uno de los extremos y de la que colgaba una piedra con la que se iba golpeando el agua. Mientras esto sucedía aquel hombre pensaba

– Con esta idea lograré que los peces tengan tantas ganas de escapar que acudan directamente a mi trampa.

Un pescador que pasaba por el lugar, al ver lo que estaba haciendo, muy molesto le dijo

– ¿No te das cuenta que con esto el agua que recibimos en el pueblo está llena de fango porque no dejas de ensuciar el agua del río

– Mil disculpas, me apena mucho saber que esto los molestara, pero es que esta es la única forma que tengo de alimentarme y salir de una vez de esta pobreza – dijo el pescador desesperado.

Tus objetivos en la vida son importantes pero nunca lo hagas perjudicando a los demás.

viernes, 6 de enero de 2017

Júpiter y los defectos



Esta historia ocurrió hace mucho tiempo cuando el dios Júpiter envió un mensaje a todos los animales del mundo a reunirse con el objetivo de que le pidieran que corrigieran sus defectos.

El primer animal citado fue el mono y a este le pregunto que si estaba de acuerdo con su cuerpo

– ¿Tengo algún motivo para no estar de acuerdo con él? Mi cuerpo es igual que el de otro animal, esto no lo puede decir el oso pues su cuerpo parece estar a medio hacer.

Después llegó el oso y todo el mundo pensó que empezaría a quejarse. En vez de quejarse este comenzó a resaltar las cualidades de su figura y diciéndole posteriormente que el elefante podría estar mejor si cola fuera mas largo y si sus orejas fueran mas pequeñas su cuerpo luciría mucho mas bello.

Debido a como se estaba desarrollando la reunión era de esperar que el elefante se comenzara a quejar de alguien mas; y así lo hizo pues empezó hablar de la ballena, la hormiga y del resto de los presentes.

Esta reunión se desarrolló de un modo inusual y Júpiter al ver que todos lo que hacían era relevar los defectos de los demás suspendió la reunión y les dijo que se marcharan. El gran Dios se quedó pensando un rato y después de un gran análisis arribó a una gran conclusión, y es que de todos los animales el hombre es el peor. A este le dieron unas alforjas con el objetivo de echar delante los defectos de los otros y olvidar los propios.

Primero trata de corregir tus propios defectos y después destaca las faltas de los demás.



miércoles, 4 de enero de 2017

El perdón de la muerte



En una ocasión un pobre anciano, muy cansado porque su día de trabajo había sido muy fuerte, cargaba sobre su espalda leña que acababa de cortar. Llevaba mucho tiempo caminando y aun el camino que le quedaba era largo, así que decidió llamar a la Muerte y de este modo el poder descansar. Al escuchar su llamado la muerte se presentó en el sitio donde estaba el anciano, y mirándolo fijamente le preguntó que por qué la había llamado. El pobre anciano, después de haber descansado algunos minutos, y con pena en el rostro le dijo:

– Quería preguntarle si usted era tan amable de ayudarme a trasladar esta carga tan pesada. Era solo eso.

La muerte perdonó al anciano pues sus ganas de vivir eran tantas que habían logrado hacer que él se olvidara del agotamiento y del dolor que sentía.


MARCOS PHOTOSCAPE
PHOTOSHOP Y GIMP
FONDO TRANSPARENTE
PARA PONER IMAGEN

Para verlos a mayor tamaño,
haz click con el ratón sobre el marco.
Después click derecho sobre la imagen y "guardar como" en una de tus carpetas.


lunes, 2 de enero de 2017

El lobo hambriento



Esta historia ocurrió una mañana cuando el labrador había terminado de trabajar en sus campos y llevo a los bueyes a que se refrescaran en el estanque. Después de beber agua se dispusieron a descansar un poco pues estaban muy agotados por el peso de los arados cuando de repente apareció un hambriento lobo en busca de alimento.

Este se fue acercando poco a poco al arado, y una vez allí empezó a saborear los bordes del yugo para sentir al menos el gusto del sudor de los bueyes y así engañar a su estómago. Comenzó suavemente pero era tanta el hambre que tenía que no se percató que su iba metiendo su cabeza dentro del yugo. El hambriento lobo al percatarse de que había quedado atrapado por el yugo comenzó a desesperarse porque no podía salir así que empezó a correr en todas las direcciones. Mientras corría arrastraba el arado por todo el surco que habían hecho los bueyes.

Un rato más tarde llego el labrador acompañado de sus bueyes y al ver lo que estaba ocurriendo le gritó al lobo:

– ¡Maldito lobo! Que distinto sería todo si no tuvieses esas malas ideas de acosar a los animales que nos ayudan en el campo a trabajar. Yo sería un hombre muy dichoso si araras mis campos con la misma fuerza y rapidez con la que corres ahora desesperado para liberarte de ese yugo tan pesado.

Cuando eres malo y tus intenciones no son buenas, aunque parezca que actúas bien al final tu naturaleza te pone al descubierto.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

El lirón tacaño



Había una vez una familia topo que vivía muy próximo a la guarida de un lirón. Un día el menor de los topos se acercó a la puerta del lirón y le dijo:

– Muy buenos días tenga usted Don lirón, mi mamá me ha mandado porque quiere que usted le preste medio kilo de harina para hacer una pastel. A pesar de que don lirón era muy tacaño le dio de muy mala gana la harina porque la señora topo en varias ocasiones lo había ayudado.

Unos minutos más tarde volvió el pequeño topo a la puerta de don lirón para pedirle medio kilo de azúcar. Esta vez don lirón no quiso acceder pero para no negarse en vez de darle azúcar le dio sal.

Al llegar la noche don lirón volvió a sentir unos toques a la puerta, y cuando abrió vio a la familia de topos completa y traían una torta y todos juntos dijeron

– ¡Muchas felicidades! Aquí le traemos este pastel que hemos preparado con mucho amor para usted por su cumpleaños.

Don lirón se quedo muy asombrado al ver tal gesto y para demostrar su agradecimiento accedió a comérsela después sin decir que la torta en vez de azúcar tenía sal.

Si eres de esos que les gusta engañar a los demás, en algún momento tu vas hacer engañado.